Polonia

Son alrededor de 13 millones de extranjeros los que visitan Polonia cada año.

 

La hospitalidad polaca, polska goscinnosc, es una expresión que oirás de boca de los polacos muchas veces. Son un pueblo amistoso y acogedor. A veces es difícil romper el hielo, (el polaco puede parecer reservado e inaccesible al principio) pero una vez roto, uno entra en el grupo de amos y de amigos de amigos ... y  ya no hay salida. Pregunta a cualquier expatriado que ha decidido establecerse en Polonia. Incluso si al principio se les saludaba con desconfianza y escepticismo por parte de los compañeros de trabajo o los futuros suegros, ahora son parte de la familia o rodzina.

 


Intenta ser el primero en salir de una fiesta polaca. ¡Imposible! Una boda en el campo puede llegar a durar hasta tres días. Aquí la salida secreta, o a escondidas, se llama "a la inglesa". No está muy claro por qué se llama a la inglesa y no a la francesa o a la holandesa, pero lo que está claro es que no se dice a la polaca. El anfitrión te cogerá de la mano, propondrá (o insistirá) para que te tomes otro trozo de pastel, otra taza de té, otro vaso de vodka, te prometerá otra ronda de postre, te pondrá sobre aviso contra el mal tiempo y te propondrá que te quedes a dormir en su casa. Si decides irte, a pesar de los esfuerzos del anfitrión, le causarás una noche en blanco, dando vueltas en la cama, repasando toda tu visita tratando de averiguar qué fue mal. El jet lag, que estabas cansado, que tenías que atender unas cosas urgentes de trabajo ... sería demasiado simple. Seguro algo te ofendió.

 

Ahora que estás advertido, permítenos animarte: hay más de 600,000 plazas de hotel, sin contar las 13 millones de casas polacas, esperándote. Haremos todo lo posible para que te quedes más tiempo, y más, y más, y más ... hasta que estemos seguros de que quieras volver ....

 

Grzegorz Piatek

(Crítico de arquitectura y conservador de día, escritor de viajes de noche)